Viernes 18 Agosto 2017

Investigación hemerográfica

Estrategias

Introducción

En nuestra actualidad, dominada en gran medida por los medios masivos de comunicación, cada vez se recurre menos a los periódicos y a las revistas, a no ser para buscar en éstos las huellas del escándalo y las noticias que propician un impacto inmediato. Con ello se olvida, en muchas ocasiones, el contenido verdaderamente importante de estas publicaciones y la manera en que a través de ellas podemos contar con una ventana inmensa por la que podemos asomarnos a mirar el exterior.

Es frecuente que tus búsquedas escolares sean exclusivamente por medio del uso del internet, de manera sencilla e inmediata, sin tener la necesidad de consultar ninguna otra fuente. Y es que se tiene la idea que todo se encuentra ahí y, por lo tanto, no es necesario gastar fuerzas innecesarias en complicar la existencia con un rastreo en otras fuentes como las bibliográficas o hemerográficas, que no aportan nada nuevo. Éstas son vistas como vestigios de un pasado arcaico en el que las personas, a falta de internet, se veían obligadas a pasar horas de su vida encerrados dentro de una biblioteca o hemeroteca.

Pero no todo puede ser encontrado tan sólo con introducir una serie de palabras en un buscador, como si se tratara de un mágico abracadabra que soluciona todas nuestras inquietudes y nuestros intereses. Hay una enorme cantidad de información guardada en una hemeroteca, como un tesoro esperando a ser encontrado. Por ejemplo, mirar dentro de las páginas de las publicaciones, nos van conduciendo de un lado a otro en un gozoso paseo, como si estuviésemos transitando por los pasillos de un laberinto enorme en el que no nos sentimos perdidos sino que, por el contrario, disfrutamos cada unos de los pasos que lentamente nos van conduciendo a la salida, a la cual llegaremos siendo diferentes de como entramos, pues llevaremos en nuestro interior la huella de un nuevo conocimiento, ganado con esfuerzo y concentración.

Por ello, es necesario empezar a utilizar los archivos de las bibliotecas y, sobre todo, de la hemeroteca. Realizar investigaciones en publicaciones periódicas no es aburrido ni tedioso; pues una vez encontrando la forma de trabajar con los periódicos y revistas de diferentes épocas, podemos apreciar que se trata de un manantial lleno de conocimientos interesantes y útiles, pero también de cosas curiosas de otras épocas y circunstancias que, como si estuviéramos entrando en una cápsula del tiempo, nos conducen a otra era. De esta manera, podemos ser testigos de la forma de vivir y pensar de las personas de esa época, así como también de los acontecimientos históricos que marcaron la realidad de esos días.

Es innegable el interés histórico que pueden encerrar en sí las publicaciones correspondientes a un momento dado del devenir de nuestro país. Los materiales que se obtienen en este tipo de investigaciones, constituyen una verdadera inmersión dentro de la idiosincrasia del pueblo mexicano durante diferentes años. Así podemos observar las transformaciones que ha sufrido nuestro país. Esto nos permite comprender también como nuestra actualidad está relacionada con el pasado de maneras múltiples y complejas. Van abriéndose ante nuestros ojos, a medida que vamos hojeando las revistas y periódicos del pasado; a través de nuestras manos, por aquellas hojas amarillentas, que guardan en su interior un sinfín de palabras, en las que está encerrada gran parte de la herencia que las personas de épocas anteriores han dejado ahí para nosotros.

La información que se obtiene en este tipo de búsquedas, es en sí mismo valiosa. El hecho de llevar a cabo este tipo de investigación, libera la curiosidad y la imaginación. Además, el ordenamiento de la información y la elaboración de fichas hemerográficas contribuyen a que se pueda llevar a cabo una sistematización del conocimiento, lo que es condición necesaria para realizar una investigación en el terreno de las humanidades y, por lo tanto, es necesario para cursar de manera exitosa el bachillerato.

La Hemeroteca Nacional

En la hemeroteca y el centro de documentación, se localizan las publicaciones periódicas. Las publicaciones periódicas son aquellas ediciones que salen en determinados lapsos: diario, semanal, mensual, trimestral cuatrimestral, anual.

La hemeroteca tiene como objetivos conservar, ordenar, adquirir, mantener y circular periódicos y revistas para la comunidad a la que sirve.

La hemeroteca más completa que existe en México es la Hemeroteca Nacional, que depende de la UNAM.

Para obtener servicios de la hemeroteca se procede en forma semejante que en la biblioteca: se llena una forma después de localizar la publicación en un fichero o en un cardex. Lo mismo para el centro de documentación, exceptuando los pedidos que se pagan a parte y se obtienen copias de artículo o artículos deseados en fotocopias o microfilm.

Historia

El origen de la Hemeroteca Nacional se encuentra en los antecedentes del liberalismo mexicano, fue instituida en 1867 por decreto del presidente Benito Juárez. Hacia el año de 1884 fue finalmente inaugurada la Biblioteca Nacional de México. Durante ese periodo las publicaciones periódicas se encontraban dispersas entre el acervo bibliográfico.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Secciones de la Hemeroteca Nacional

La Hemeroteca Nacional resguarda periódicos y revistas publicados en México a lo largo de varios siglos y su acervo está distribuido en diferentes pisos en los que se encuentran diversas publicaciones periódicas para su consulta.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

¿Cómo solicitar revistas y periódicos?

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player



Créditos

Diseño de contenido:

Alfredo Yassef Cabildo Salomón

Diseño instruccional:

Paola Zamora Borge

Diseño multimedia:

Adrian Castro Pachecho

Coordinación del proyecto:

Carlos Acevedo López

Read 2428 times