Martes 16 Abril 2024
Portal estudiantil IEMS Portal estudiantil IEMS

Ricardo Flores Magón

Ricardo Flores Magón

Por Miriam Denisse Espinosa Ramírez

Ricardo Flores Magón fue un periodista y activista político mexicano nacido el 16 de septiembre de 1873 en San Antonio Eloxochitlán, Oaxaca. Fue el segundo hijo de Margarita Magón y Teodoro Flores, un veterano de la Intervención Francesa y a su vez quienes según consta en el acta de nacimiento, eran militares juaristas con tendencias liberales. Ricardo creció en un ambiente rural donde los valores tradicionales de solidaridad y apoyo mutuo influenciaron su perspectiva del mundo. En 1877, la familia se mudó a la Ciudad de México con la esperanza de mejorar su calidad de vida. A pesar de la difícil situación económica, la madre de la familia tenía la esperanza de que el cambio de entorno permitiera a sus hijos asistir a buenas escuelas. Por suerte, lograron completar sus estudios preparatorios y destacarse en ellos.1

En 1892, con 18 años y recién ingresado a la Escuela Nacional de Jurisprudencia, los estudiantes decidieron organizar una protesta en la que manifestaban su descontento ante la tercera reelección de Porfirio Díaz. La participación activa en el movimiento estudiantil motivó en mayor medida a Ricardo, junto a su hermano mayor Jesús, a involucrarse en la vida política del país, siendo el primer paso dentro de su trayectoria política y a su vez el inicio de sus constantes visitas a la cárcel. Tras ser liberado, se unió al periódico El Demócrata, uno de los principales opositores a Díaz, ya que los periodistas denunciaban constantemente la corrupción que envolvía fuertemente al país.

Uno de los eventos que se encargó de narrar Heriberto Frías en el periódico liberal El Demócrata, fue la Masacre de Tomóchic en 1892, suceso violento en el que un grupo de personas había decidido rebelarse contra las autoridades locales, exigiendo mejores condiciones de vida y la abolición del sistema de haciendas. En respuesta, el gobierno de Díaz envió una fuerza militar para reprimir el movimiento, en el que se masacró a muchas personas. Inspirados por las narraciones ofrecidas, los hermanos tomaron la libertad de expresar sus ideas contra los abusos de la dictadura, acción que no fue bien recibida por el presidente pues los redactores del artículo fueron arrestados por su osadía2. Flores Magón decidió continuar en el centro de la acción revolucionaria y fundó el periódico Regeneración para compartir sus ideas, el primer número se publicó el 7 de agosto de 1900. El trabajo que se redactó en aquella imprenta fue del desagrado de Porfirio Díaz y sus allegados, quienes tomaron la decisión de iniciar una persecución contra el periódico y sus escritores.

El periodista oaxaqueño denunció la opresión de la dictadura en el congreso de los clubes liberales que se llevó a cabo en 1901; algunos de los presentes, como Librado Rivera, deseaban implementar cambios radicales, mientras que otros no podían evitar sentir temor de ir demasiado lejos en contra de una figura con un poder como lo era el del presidente. En el mismo año, los autores del periódico fueron arrestados y llevados a la cárcel de Belén, acción que no los detuvo y desde las pequeñas paredes que los retenían continuaron con la redacción de nuevos números. Por lo que el gobierno decidió contactar con la madre de los hermanos, esperando que la mujer pudiera influir en las decisiones de sus hijos, pero la respuesta obtenida de su parte fue otra, pues escogió dejarlos pelear por sus ideales incluso, si esto significaba no volverlos a ver.

En abril de 1902, los hermanos fueron puestos en libertad, en el mismo año -según Rivera- Ricardo Flores Magón se acercó al anarquismo a través de la lectura de autores como Piotr Alexéyevich Kropotkin, Lev Nikoláievich Tolstói, François Marie Charles Fourier, Robert Owen, Louis Auguste Blanqui y Mikhail Alexandrovich Bakunin.3

La lucha revolucionaria de los hermanos se vio modificada, ya que el mayor de ellos, Jesús Flores Magón, había decidido dejar de pelear dentro de este movimiento, siendo sustituido únicamente por el menor de ellos, Enrique Flores Magón. Ahora ambos se hicieron cargo del periódico de caricaturas El Hijo del Ahuizote4, perteneciente a Daniel Cabrera Rivera, convirtiendo gradualmente las publicaciones de éste en una herramienta más que ayudaba a perder el miedo de la población mexicana contra la dictadura, como era común en ese momento. La represión opuesta a estas acciones no tardó en llegar, causando que ambos terminaran en la prisión militar de Tlatelolco y el cierre de las imprentas correspondientes al periódico El Hijo del Ahuizote y sus similares que fueron creados a raíz de éste, como El Chozno del Ahuizote, El Padre del Ahuizote, El Nieto del Ahuizote y El Tataranieto del Ahuizote.

En 1903, tras salir de la prisión militar y con la restauración del periódico principal, se decoraron los balcones de la imprenta con un cartelón que mostraba la icónica frase "La Constitución ha muerto". Esta acción tuvo como respuesta de Porfirio Díaz la prohibición de la circulación de las publicaciones que llevaran el nombre del periodista oaxaqueño. Al año siguiente, tras haberse trasladado a los Estados Unidos retomó la publicación de Regeneración en diversas ciudades como Laredo y San Antonio Texas, con el apoyo de Librado Rivera. Para 1905, se logró crear la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, con Ricardo Flores Magón a la cabeza, Juan Sarabia Díaz de León como vicepresidente y Enrique Flores Magón como tesorero. La Junta decidió inicialmente llevar a cabo sus reuniones en Saint Louis, Missouri, en los Estados Unidos, en lugar de hacerlo en México debido a la amenaza de los atentados del gobierno mexicano contra ellos. La táctica propuesta por la Junta a los simpatizantes consistía en la formación de grupos secretos en sus respectivas localidades además de establecer vías de comunicación para coordinarse y llevar a cabo acciones políticas de manera más efectiva en contra del régimen autoritario de Porfirio Díaz. El lema de la Junta era “Reforma, Libertad y Justicia” y si se propiciaba la conspiración y la rebelión armada, era porque no había otro medio de hacer oír la voz independiente de los que reclamaban condiciones de vida más humanas para el pueblo mexicano. Sin embargo, en octubre de 1905, los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón y Juan Sarabia fueron arrestados por difamación y se trató de impedir la publicación de Regeneración, las oficinas del periódico fueron saqueadas y la imprenta confiscada, lo que obstaculizó la vida del periódico durante algún tiempo.

En julio de 1906 se publicó el Manifiesto y Programa del Partido Liberal Mexicano, en el que se pide la reducción del periodo presidencial a cuatro años, la supresión de la reelección para el presidente y los gobernadores, la abolición del servicio militar obligatorio y la creación de la Guardia Nacional. También se propone aumentar la responsabilidad de los funcionarios públicos, establecer penas severas para los inmorales, fomentar la instrucción pública, restringir los abusos del clero católico, proteger la infancia, establecer una jornada laboral de ocho horas y salario mínimo, y abolir las deudas de los jornaleros del campo con sus amos. Además, se exige que los propietarios de tierras hagan productivas todas las que poseen y las que no se utilicen sean incautadas por el Estado para su distribución.5

La creación de este partido no solo significó una nueva visión desde el punto de vista de los participantes, también provocó su persecución, situación que los obligó a huir al extranjero en más de una ocasión. Para sorpresa de nadie, las autoridades capturaron y retuvieron a estos personajes. La actitud inquebrantable del oaxaqueño ante la persecución fue una constante, también sus huidas de la cárcel, como la vez que escapó y logró sustituir el censurado periódico Regeneración por uno nuevo llamado Revolución, este atrevimiento ocasionó que su cabeza tuviera un precio; sin embargo, en 1909 Porfirio Díaz decidió ofrecer a Magón una reconciliación supervisada por el cónsul mexicano6.

En el mes de agosto de 1910, se produjo por tercera ocasión el resurgimiento del periódico Regeneración, esta vez bajo la dirección de Anselmo L. Figueroa, Antonio

I. Villarreal, Bernardo Gutiérrez de Lara y los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón. Con el fin de llegar a un público más amplio se adicionaron algunas hojas en inglés, encaminando al periódico a uno de carácter anarquista, convirtiendo a este medio en una herramienta para la difusión de ideas de esta índole a México y algunos angloparlantes norteamericanos7.

En ocasiones Francisco I. Madero tuvo que recurrir a las personas más cercanas al periodista, como su hermano Jesús o Juan Sarabia, para que fueran ellos quienes lo persuadieran de cambiar su objetivo y lucha, con la intención de hacerlo su aliado. Sin embargo, Ricardo no estuvo de acuerdo ante esta oferta y mantuvo su postura, el líder del Partido Liberal Mexicano, a través del periódico Regeneración, siguió denunciando las injusticias del régimen porfirista, además de incorporar a Madero y a su movimiento en sus críticas; esta actitud del líder del Partido Liberal Mexicano es resultado de la desconfianza hacia este personaje y posición de anarquista.

A lo largo de 1912 a 1922, la vida de Ricardo Flores Magón estuvo marcada por la lucha en pro de la libertad, en 1912 fue condenado junto a su hermano Enrique, Rivera y Anselmo L. Figueroa a veintitrés meses de prisión en McNeil Island, Washington, recobró su libertad dos años después, en 1914. Para 1916 fue otra vez arrestado por sus artículos contra Venustiano Carranza, obtuvo de nueva cuenta cuatro meses de confinamiento en una celda. Aunque, gracias a la ayuda de los norteamericanos socialistas Emma Goldman y Alexander Berkman 8, fue liberado bajo fianza.

En 1918 se publicó un manifiesto en contra de la Gran Guerra en las hojas de Regeneración, motivo por el cual fueron encarcelados sus editores. Debido al delicado estado de salud que padecía Ricardo Flores Magón, tanto él como Rivera fueron trasladados a Leavenworth, Kansas en octubre de 1919. Al cabo de un tiempo, estas complicaciones se acumularon y para 1922, el periodista oaxaqueño falleció en prisión, Rivera afirmó que esto fue un asesinato; las dificultades que enfrentó Ricardo Flores Magón a lo largo de su vida, no fueron impedimento para luchar por sus ideales 9.

1Ramírez Jahuey Miguel Angel, Ricardo Flores Magón la rebeldía es la vida, la sumisión es la muerte, Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, México, 2022, p. 9.

2Ibid., p. 17.

3Ojeda Abelardo, Ricardo Flores Magón: Su vida, su obra y 42 cartas escritas en inglés durante los dos últimos años de su prisión y de su vida, Editores Mexicanos Unidos, México, 1976, pp. 27-29.

4El Hijo del Ahuizote fue un periódico mexicano de oposición política fundado en 1885. Durante su existencia, el periódico se enfocó en denunciar la corrupción y la opresión del gobierno del entonces presidente Porfirio Díaz. El Hijo del Ahuizote se destacó por su estilo irreverente, satírico y a menudo escandaloso, así como por su apoyo a las demandas de los trabajadores y los campesinos. Escamilla Gil Guadalupe, (S.f), “El hijo del ahuizote: seminario feroz, padre de más de cuatro”, recuperado el 14 de mayo del 2023 en: http://rmcps.unam.mx/wp-content/uploads/articulos/109_14_ahuizote_escamilla.pdf

5Ojeda Abelardo, op cit., pp. 29-32.

6El cónsul es un representante de un estado en una ciudad extranjera, al cual corresponde velar por los intereses de sus conciudadanos, expedir pasaportes y demás documentos oficiales, dar fe pública, proteger a los nacionales, etc. Ossorio y Florit Manuel, Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales, Heliasta, Buenos Aires, 2002, p. 234.

7Ojeda Abelardo, op cit., p. 33.

8Emma Goldman y Alexander Berkman, dos destacados activistas políticos anarquistas, dejaron una huella profunda en el movimiento anarquista estadounidense en las últimas décadas del siglo XIX y principios del siglo XX. Su amistad y colaboración con Ricardo Flores Magón, un líder del movimiento anarquista mexicano en aquel entonces, fue fundamental para el impulso de la organización y dirección de movimientos anarquistas tanto en México como en Estados Unidos. Mediante su activismo y trabajo en la defensa de sus ideales anarquistas, Goldman y Berkman desempeñaron un papel importante en la difusión de sus ideas y principios. Flores Magón tuvo en ellos aliados cercanos y colaboradores en sus esfuerzos por promover y propagar los ideales anarquistas. Flores Magón Guzmán D, (30/08/2028), “El ocaso de un rebelde: los últimos años de Ricardo Flores Magón. Secuencia”, recuperado el 14 de mayo del 2023 en: http://secuencia.mora.edu.mx/index.php/Secuencia/article/view/1478

9Ramírez Jahuey Miguel Angel, op cit., pp. 47-50.

Read 378 times Last modified on Martes, 10 Octubre 2023 00:13